Los principales errores al conocer a un posible inversor
16052
single,single-post,postid-16052,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-theme-ver-7.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.1,vc_responsive

Los principales errores al conocer a un posible inversor

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

15 Mar Los principales errores al conocer a un posible inversor

Debemos ser capaces de medir qué información compartimos con los posibles inversores o puede pasar factura. Hoy te resumimos los 9 errores más frecuentes

Los emprendedores, en ocasiones, defendemos nuestros proyectos y empresas como si se tratara de nuestros hijos: con un amor ciego que no nos permite medir bien y que, en ocasiones, nos empuja incluso a exagerar o mentir. El “orgullo de padre” es algo completamente comprensible pero debemos ser capaces de controlarlo, por ejemplo, frente a los posibles inversores o puede acabar pasándonos factura.

En este post queremos recoger las nueve mentiras más recurrentes del emprendedor, las cuales fueron reunidas por el famoso gurú Guy Kawasaki.

“Nadie es capaz de hacer lo que hacemos nosotros”

Esta frase demuestra dos fallos: primero, la falta de humildad, segundo, la falta de sentido común. ¿Seguro que en todo el mundo no hay cientos de personas que pueden hacer lo que tú estás haciendo?

“Otras firmas de capital de riesgo están interesadas”

Los inversores tienen mil ojos y no sólo puestos en los nuevos e interesantes proyectos. Suelen controlar todo y, además, estamos hablando de un mundillo que no suele ser tan grande. Es probable que conozca a las demás firmas de las que hablas y podrá averiguar si realmente están interesadas en ti, cuánto o si es mentira. No merece la pena exagerar en este punto ni tirarse faroles.

“Hay personas importantes dispuestas a sumarse a nuestras filas en cuanto consigamos los fondos”

Es la misma jugada que con las firmas de capital de riesgo. No te la juegues si no es totalmente verdad, seguramente le lleve sólo una llamada de teléfono contactar con esa persona y saber si es cierto y cuál es su grado de involucración. Si es una persona importante, será conocida y se moverá entre inversores. Controla lo que afirmas y no exageres nada, es mejor incluso reservar parte de la información.

“Nadie hace lo que estamos desarrollando”

A ti te suena a exclusividad. Al inversor le suena a que si nadie más está interesado es que no tiene mercado, o peor aún, que sí tienes competencia pero no te has informado lo suficiente ni has investigado tu campo como para saber de su existencia. Antes de usar esta baza medita si realmente es buena idea.

“La empresa X es demasiado grande/ tonta/lenta para ser competencia”

No valores tu proyecto dejando mal el de los demás. Eso no habla de tu empresa y, si lo hace, habla mal. Estás dejando claro que ellos te superan en algún aspecto y de ahí que te despierte esa envidia. Valora tu proyecto sin hacer de menos el de nadie.

“Tal empresa aprobará una orden de compra de nuestro producto la semana próxima”

¿Conoces el cuento de la lechera? No bases el valor de tu empresa en algo que aún no ha ocurrido, habla solo de órdenes de compra cuando ya se hayan realizado.

“La firma X dice que nuestro mercado será de 1.000€ millones en el año 2016”

Las fuentes están bien para la prensa y el periodismo. Un inversor no necesita afirmaciones, busca datos, números, estudios y pruebas. Si dices algo así, que sea solo el enunciado previo a presentarle toda la información que lo respalde.

“Las patentes nos permiten defender nuestro producto”

Está bien puntualizarlo, pero no lo repitas más veces de las necesarias (probablemente con una baste). Si lo recalcas demasiado, los inversores pueden sospechar que dependes demasiado de las patentes y que no tienes mucho más que ofrecer.

“Nuestras proyecciones son conservadoras”

Deja que lo conservador lo aporte, como mucho, el inversor. Tú eres una empresa pequeña, nueva, dispuesta a marcar la diferencia. Y eso se consigue arriesgando, no jugando sobre seguro.

No Comments

Post A Comment